#Educación por piezas: Taller de Lego

#Educación por piezas: Taller de Lego

Ante la pregunta: ¿Cómo sería vuestra clase ideal? Nuestra mente, la de Remigio Lluch, director de marketing de Prisa Noticias, y la mía propia, se paralizaron por un momento. Teníamos ante nosotros un gran reto: el de visualizar nuestra mejor clase, coincidir en los pilares básicos de ésta y, además, materializarlo con piezas Lego.

Dicen que la creatividad es como Lego, "todos conocemos las fichas, pero aún desconocemos lo que podemos hacer con ellas". Pues bien, nos dejamos guiar por nuestras manos y la profesora del taller: Tessa Aparicio Curren... ¡y éste fue el resultado!

Taller realizado en The Valley Digital Business School bajo el programa de formación y excelencia docente "The Valleyest".

Teníamos claro que queríamos representar con las piezas de lego las partes que para nosotros eran más importantes de una clase, recurriendo para ello a cualquier metáfora que nos ayudase a transmitir nuestro mensaje.

  • Hilo conductor y cambio de época: un mismo elemento nos servía para ilustrar dos metáforas. Por un lado, creemos que cualquier clase ideal debe contener un hilo conductor y un sentido, todo ello teniendo como referencia al alumno. Por otro lado, este elemento también suponía para nosotros la evolución de una revolución industrial en la que la producción en bloque era el protagonista a una revolución educativa en la que el centro es el alumno y su progreso.

hilo_conductor

  • El trampolín hacia el cambio: cualquier alumno que entrase a nuestra clase debía hacerlo por la puerta grande y con un primer objetivo bajo el brazo. Cualquier estudiante tendría que saltar un trampolín físico como símbolo del atrevimiento que suponía entrar al aula con la menta abierta al cambio, queriendo ser agente de la transformación digital y no solamente un espectador de ella. Lógicamente y como se trata de un ámbito educativo, ese salto no es al vacío ni sobre una piscina vacía, le proporcionaríamos una colchoneta que amortiguase el salto con el fin de que así saliese reforzado de la decisión tomada :-).

trampolin

  • Espacio tecnológico y control de la voz . Espacio #Neotelling: teníamos claro que la clase se debía desarrollar en un espacio de diálogo y sin sillas milimétricamente colocadas. Queríamos que los alumnos se sentasen en sofás -algunos de ellos interactivos- y se relacionasen con el profesor desde una perspectiva conversacional.

El profesor no estará sólo con su voz en el discurso y deberá controlar -además de su voz, movimientos y gestos-, otras tecnologías como pantallas interactivas para ofrecer su clase. Esta visión compartida entre Remigio Lluch y yo sigue la filosofía Neotelling defendida en esta web.

El profesor tendrá la compañía de un robot, con el que interactuará en momentos clave de activación de la atención y atención plena.

En cuanto al vídeo expuesto y debido a la importancia que  creemos que tienen las palabras para el alumno,  decidimos que el vídeo que tenía que estar presente en nuestra clase ideal es el de "Efecto Pigmalión o profecía autocumplida" de Divina Pastora (enlace al vídeo), porque las palabras que utilizamos ante los alumnos tienen más fuerza que lo que habitualmente pensamos.

sala_central

  • Escaleras de Escher: para nosotros, el alumno tiene que decidir las conclusiones del conocimiento adquirido. Como profesores, no queremos transferir conocimientos ni "pensar por el alumno", nos gustaría inspirarles y que ellos mismos se planteen cómo será el mundo, qué deben aprender para afrontarlo y, decidir, por tanto, de manera libre: cómo caminar por la escalera de Escher.

escalera

  • Juego de los sombreros: hemos reservado una zona "maker" para ejecutar y prototipar cualquier idea. En esta zona de la clase, el alumno ejecutará sus proyectos, realizará prototipos de éstos e invertirá dinero real en sus campañas de publicidad.

Además, hemos colocado un sombrero en el alumno muestra de nuestra clase ideal para simbolizar el juego de roles que se llevará a cabo en ese espacio. Cada estudiante tendrá que asumir el sombrero o rol que le haya tocado, lo que le permitirá desarrollar habilidades de empatía al aprender diferentes perspectivas en función de las distintas personalidades ante cada suceso.

Por último, hemos querido utilizar un coche interactivo como metáfora del avance más rápido que se consigue cuando se utiliza bien la tecnología: "No hay herramientas tecnológicas buenas o malas, sino usos correctos o incorrectos de éstas".

sombrero

  • IoT: cada elemento traslúcido de nuestra aula simboliza un objeto interactivo, porque somos conscientes de que el alumno cada vez podrá interactuar con un mayor número de soportes tecnológicos. Ante esta situación en la que el "despiste" con el móvil será el menor de las distracciones, creemos en el liderazgo del profesor para saber controlar la clase, arrastrar a su auditorio y utilizar las tecnologías existentes para remover las entrañas de esos alumnos.

¡Un placer haber trabajado con Remigio Lluch en el desarrollo de nuestra clase ideal, tanto por el proceso como por el resultado!