El Día Internacional de la Mujer ya ha pasado y con él, muchos de los mensajes reivindicativos que durante el día de ayer todos pudimos leer y ver en Whatsapp, televisión, Internet… Cada vez se oye y se ve, con más fuerza, ese rol de la mujer multitarea que todo lo puede…

IMG-20160308-WA0002

¿Y ahora?

¿Qué pasa el día después de desahogarse y poner en palabras un deseo gritado desde hace años?

¿Qué pasa con esa sensación que se genera al leer estos mensajes?

¿Qué pasa con esa lucha silenciosa?

El día después es un día normal, un día como cualquier otro.

Es cierto que vivimos en un mundo frenético, pero, ¿tan frenético como para que estos sentimientos sólo nos duren un día?

¿Cuánta verdad hay en esta lucha? No cuestiono con esta pregunta, ni mucho menos, ni a las mujeres ni a los hombres que de manera explícita o implícita fomentan una igualdad real entre personas, me refiero con mis preguntas a las empresas, a estas marcas que el Día Internacional de la Mujer no han dudado ni un instante en apoyar esta lucha, pero…

¿qué hacen estas empresas el día después?

Y más aún, yo me pregunto: ¿cuándo no habrá “días después”?

Ver personas y no mujeres u hombres es algo que debe enseñarse en la misma cuna.

Somos géneros distintos, eso está claro. Pero el trabajo es cuestión de habilidades, esfuerzo, dedicación y profesionalidad, ¿dónde está el género ahí?

Personalmente, no quiero beneficios gratuitos ni tampoco una losa en mi vida profesional simplemente por mi género. Me parece absurdo prejuzgar a un trabajador por algo más que unas capacidades personales y profesionales: “Soy yo y mis circunstancias”, decía Ortega y Gasset, pero, independientemente de si eres mujer u hombre, todos tenemos unas circunstancias.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
en_USEnglish es_ESSpanish